miércoles, 29 de noviembre de 2017

Tercer Viaje a Japón XI (Fin de Año) - Últimas compras y la lámpara de cristales más grande del mundo

Del mundo mágico de Tokyo Disney Sea a nuestras últimas compras y recuerdos. Nuestro viaje iba llegando a su fin, ¡ojalá pudiéramos quedarnos más tiempo!

Tokyo iluminado desde el mirador gratuito de la torres del Ayuntamiento

[06/01/2017]

De como el Hilton tuvo aires de grandeza


Nuestro particular Día de Reyes comenzó con un paseo y últimas compras por el centro de la ciudad. Al día siguiente dejaríamos Japón y queríamos comprar los recuerdos que nos faltaban para familiares y amigos. Entre otras cosas, nuestros amigos Dani y Eli nos comentaron si les podíamos comprar un Fukubukuro (las bolsas sorpresa de año nuevo) de Ghibli.


Nos desplazamos hasta Ikebukuro para ver si quedaba algo en la tienda Ghibli ubicada en Sunhine City, lamentablemente día 6 ya era muy tarde y ya no quedaba ninguna. Aunque en alguna tienda quedaban algunas bolsas ya no valían mucho la pena, así que aprovechamos para visitar el centro comercial Sunshine City, el cual ya os comenté que es enorme.

¿¿Lograremos meter todo esto en las maletas??

Al salir comimos algo por la zona, volvimos hacia Shinjuku, donde acabamos las últimas compras y nos acercamos al Hilton Tokyo para reservar el Limousine Bus  para el transporte al aeropuerto del día siguiente. Al entrar nos acercamos a recepción, y nos derivaron a una mesita con un señor al que explicamos que queríamos reservar plaza en el bus para el día siguiente, éste nos pedía el número de habitación, a lo que le respondimos que no nos alojábamos allí, a partir de ahí nos fue tratando cada vez peor, como si no tuviéramos derecho a estar en un hotel tan lujoso. Conseguimos reservar para el día siguiente pero parecía que nos hacía un favor. Si sólo quieren ofrecer el servicio a sus clientes pues que lo establezcan como tal, pero no que lo tengan abierto a todo el mundo y luego te miren por encima del hombro. Al día siguiente llegamos un poco antes, tal y como nos comentaron, y la tónica fue similar, o incluso peor, como ya os contaremos.

Salimos del Hilton Tokyo un poco enfadados, pero con nuestra reserva hecha. Nuestro siguiente destino fue Akasaka Sacas, donde esperábamos ver una pista de hielo más grande, sin embargo es bastante pequeñita, pero la visita valió mucho la pena por la decoración navideña White Sacas. Disfrutamos de las lágrimas de luz que bailaban al ritmo de la música tomando un calentito chocolate con plátano, especial Navidad de Starbucks.

¡A practicar las dotes de patinadores!

Aunque no se perciba, las luces iban moviendose como si fueran gotas cayendo

El sitio es muy bonito pero muy pequeñito, así que desde allí fuimos hasta la que sería la última decoración navideña que visitaríamos en este viaje, en Yebisu Garden Place. Desde la estación Ebisu, atravesando el Yebisu Skywalk, llegamos hasta la plaza, donde desde lejos destaca la enorme lámpara de Baccarat.

Modesto mercadillo navideño en Yebisu Garden Place
La enorme lámpara de Baccarat a la que se accede por una elegante alfombra roja

Nuestra última visita del día fue a la torre del Ayuntamiento de Tokyo, ubicada muy cerca de la salida oeste de la estación de Shinjuku, donde se puede disfrutar de las vistas de toda la ciudad iluminada, totalmente gratis, de 9:30 a 22:30. Ya habíamos visitado este mirador en nuestro anterior viaje, pero no lo pudimos disfrutar al 100% por las inclemencias meteorológicas. Es una visita totalmente recomendable ya que puedes disfrutar de unas vistas espectaculares sin sentir que te están robando por ello jajaja.

Vistas desde la torre del Ayuntamiento

Era tarde, hacía frío, así que volvimos a nuestro apartamento, donde tocaba hacer tetris para encajar todo en la maleta.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Tercer Viaje a Japón X (Fin de Año) - Día en DisneySea

Tras un día de compras kawaii tocaba un nuevo día kawaii, aunque en esta ocasión en el Tokyo DisneySea, el único parque Disney de temática marina en el mundo.

Las medusas flotaban en la parte más kawaii del parque, el Mermaid Lagoon

[05/01/2017]

Disney Sea, el único parque Disney de temática marina


Para llegar a Tokyo DisneySea debemos tomar la Keiyo Line desde Tokyo Station a Maihama Station, la misma estación que para llegar a Tokyo Disneyland, que ya visitamos en nuestro primer viaje. Como dato curioso, ninguno de los dos parques pertenecen a The Walt Disney Company, sino a The Oriental Land Company, una empresa japonesa que ostenta las licencias de uso de los personajes.

Una vez en la estación tendremos tres opciones, subir al tren que recorre los dos parques y el hotel principal (cuesta unos 2€ por trayecto), ir en bus, el cual además de pasar por los dos parques tiene paradas en todos los hoteles de la zona (éste es gratuito, aunque creemos que debe ser más lento al tener tantas paradas), o ir caminando en unos 15 minutos. Nosotros elegimos esta última opción, así fuimos viendo la zona y dimos un paseo, realmente se llega rápidamente y, por lo que pudimos observar, es la opción elegida por la mayoría de “jóvenes”.

Al llevar las entrada compradas desde casa apenas tuvimos que hacer cola, con lo que entramos rápidamente. Una vez dentro cogimos un folleto informativo para conocer las entradas del parque y el horario de los espectáculo, y nos dirigimos hacia la que presumíamos sería la mejor zona del parque, “La isla Misteriosa”, y no nos equivocamos, no sólo la consideramos la mejor zona por las atracciones en si sino también por el decorado y la ambientación. Además hicimos bien en dirigirnos hacia allí en primer lugar para poder hacernos con un Fastpass.

Las colas de gente para entrar a primera hora y aprovechar a tope el parque
El Mediterranean Harbour ocupa la zona de entrada al parque, separando con su gran lago
la zona mediterránea de la isla misteriosa con su volcán humeante

Imagino que todos lo conocéis, pero el Fastpass es un ticket para pasar por la cola rápida en determinadas atracciones. A diferencia de Universal Studios Japan y el resto de los parques de Universal, donde para este servicio se paga un plus, en los parques Disney es gratuito, simplemente se obtiene el ticket de las máquinas situadas frente a las atracciones que disponen de cola rápida. El inconveniente es que se generan un número limitado de estos tickets por atracción y día, ello supone que si una atracción es muy demandada o tiene mucho éxito, los Fastpass para ese día pueden agotarse rápidamente. Por otro lado, una vez tienes un Fastpass, no puedes tomar otro para otra atracción hasta que no has disfrutado del primero, lo que obliga a ser selectivo a la hora de adquirirlos.

La primera atracción a la que nos dirigimos, “Viaje al centro de la Tierra”, es una de las más demandadas del parque, así que a primera hora ya había cola para recoger el Fastpass, eso sí, hay personal para ayudar a acelerar el proceso y la cola pasa rápidamente. Con nuestro pase en la mano nos decidimos a probar la otra atracción de la Isla Misteriosa, “20.000 leguas de viaje submarino”, en la que montado en un batiscafo realizas un paseo por las profundidades del mar. Ya desde el exterior puedes ver un modelo de batiscafo sumergiéndose en el mar, y una decoración rollo steampunk, ya os comentamos que esta zona fue la que más nos gustó en cuanto a decorado ;)

El batiscafo sumergiéndose en las profundidades misteriosas

Pero no solo eso, sino que toda la zona, como su nombre indica, es como una isla, montañosa, con un volcán (protagonista de la atracción de “Viaje al centro de la Tierra”) y lo mejor de todo es que ¡el volcán entra en erupción y hecha fuego!

¡El volcán en erupción! ¡Corred!

Llegada la hora de nuestro Fastpass pudimos disfrutar del Viaje al centro de la Tierra, y debo reconocer que es una de las dos mejores atracciones del parque (luego os contaremos la segunda), una montaña rusa con mucho encanto. No se trata de la más alta, ni de la más rápida, ya sabréis que en los parques Disney las atracciones suelen ser moderadas, pero sí una montaña rusa que en su conjunto la convierte en una gran atracción.

Justo al salir de esta zona se puede visitar un castillo fortaleza medieval donde al subir a las almenas podemos ver elementos varios sobre la ubicación de los planetas y, lo que más nos gustó, un modelo de la máquina voladora de Leonardo da Vinci.

Reproducción de la máquina voladora de Leonardo da Vinci
Los cañones defendiendo la fortificación ¡incluso los podías disparar!

Siguiendo con lo que os comentamos del gusto de los japoneses por lo europeo y, principalmente, por Italia, la zona de entrada del parque esta dedicado a ello, disponen incluso de gondoleros.

Gran bahía mediterránea, con los edificios de estilo italiano al fondo

El parque está dividido en 7 zonas: Mysterious Island, Mediterranean Harbour (la zona de entrada) Mermaid Lagoon, Arabian Coast, Lost River Delta, Port Discovery y American Waterfront.

Otra de las zonas es la Arabian Coast, donde destaca una reproducción de la fuente de los leones de la Alhambra

Mermaid Lagoon es la segunda mejor zona del parque, pero en este caso por la parte kawaii de la que os hablaba al principio. La zona está adentrada en una cueva y su interior está totalmente decorada como si fuera el fondo del mar, con medusas, colares, peces y ¡muchos muchos colores! ¡¡¡Es súper bonito!!! Las atracciones no son gran cosa, pero el decorado vale muchísimo la pena. En nuestro caso hicimos cola para el espectáculo de Ariel, ya que soy una gran fan de “La Sirenita”, pero la verdad es que tuvimos que esperar bastante y el espectáculo no es muy fiel a la historia original de Disney, pero aún así me gustó mucho.

Exterior del Mermaid Lagoon, al que entramos a través de un pasaje escondido
En su interior el fondo del mar brilla con su coral y su fauna marina

Volviendo a las atracciones y, como ya os comentamos, hablando de las dos mejores, cabe destacar el Raging Spirits, una montaña rusa con loopings muy divertida, por ello también es una de las atracciones con más cola :-/ Así que si podéis esta es otra buena opción para coger un Fastpass.

Raging Spirits con sus vías al fondo ¿saldréis con vida de la excavación en las ruinas sagradas?

Junto a este hay otra atracción que no es tan buena, pero que si sois fans de Indiana Jones seguro que os gustará Indiana Jones y la calavera de cristal. ¡Sí! ¡Sí! ¡Lo se! Esa película que no existe, pero aunque los japoneses hayan considerado adecuado ponerle tal nombre, en realidad nos traslada más bien al Indiana original que se salva por los pelos de la gran piedra rodante.

Hay muchas más atracciones, pero estas son las más llamativas, el resto son el típico hotel encantado caída libre (estilo Disney, es decir, no de gran altura), el típico paseo en el que te cuenta un cuento, carrusel,…

En cuanto a la comida, como en cualquier parque, existe la opción de ir a un restaurante donde además de ser un robo a mano armada pierdes valioso tiempo de disfrute en el parque, o optar, como solemos hacer nosotros, por comprar algo en uno de los múltiples tenderetes que están distribuidos por el parque y comer mientras haces cola. Básicamente las opciones suelen ser pata de pavo o pollo o hot dog.

Por otro lado el parque está lleno de puestos de palomitas, pero cada uno de un sabor distinto, saladas estándar, de mantequilla, con pimienta (estaban buenísimas), con chocolate,… Además cada uno de los parques tienen unos boles de palomitas edición especial, nosotros vimos muchos de BB8 y lo hubiéramos comprado pero justamente no era de ese parque, o al menos no de esa época :-/

Aunque en determinadas épocas del año, como en la mayoría de parques, el día se cierra con un desfile, en la época de nuestra visita el cierre consistía en un espectáculo frente al lago veneciano de la entrada. Fue un espectáculo estilo “Fantasía” de Mickey pelando con los principales malvados de las películas, mezclando personajes reales con juegos de luces y música. La verdad es que estuvo muy chulo ^_^

El parque cerró a las 19:00 así que volvimos a hacer caminando el camino de vuelta a la estación y tomamos el tren de vuelta a nuestro alojamiento, cenamos en un family restaurant cerca de nuestro alojamiento y nos fuimos a descansar para nuestros dos últimos días de paseo por Tokyo.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Vuelos baratos pagando con la tarjeta Entropay VISA

Seguimos investigando los distintos modos de conseguir descuentos para nuestros vuelos. Últimamente hemos estado usando la tarjeta Viabuy Mastercard, pero en este post vamos a analizar la tarjeta Entropay VISA, con la que también podemos reserva billetes a un precio bastante interesante.


¿Qué es una tarjeta Entropay VISA?


Entropay nos permite crear tarjetas virtuales y cargarlas para usarlas en pagos online (es decir, son tarjetas "prepago"); una vez usadas podemos eliminarlas fácilmente, si así lo deseamos. Abrir una cuenta en Entropay es gratis, así como crear las tarjetas; lo que no es gratis es cargarlas. Aquí tenéis una lista con todos los costes asociados a la tarjeta.

¡Con las tarjetas Entropay VISA podemos conseguir vuelos con un buen descuento!

La mayoría de los costes son evitables, excepto el de carga de tarjeta, pero aunque la tarjeta tenga este mínimo coste asociado, puede compensar (aparte de por los descuentos en vuelos) por la seguridad que aporta su uso, al poderla cargar con la mínima cantidad necesaria para realizar un pago determinado y  poder destruirla inmediatamente después.

lunes, 23 de octubre de 2017

Segunda compra con la tarjeta Viabuy Mastercard -- 27€ de ahorro

Seguimos con nuestro análisis del ahorro real que se puede obtener con la tarjeta Viabuy Mastercard detallando el ahorro conseguido con la tarjeta Viabuy en nuestra segunda compra de billetes (aquí hablamos de la primera compra).

IMPORTANTE: Rumbo, Viajar y LastMinute acaban de cambiar su método de pago con descuento, en la actualidad es el pago mediante Masterpass. Así pues, la tarjeta Viabuy Mastercard sólo ofrece descuento en eDreams.

Segunda reserva de vuelo con Viabuy Mastercard, seguimos amortizando la tarjeta

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, llegaba el momento de planear nuestra escapada anual para visitar mercadillos navideños. Como no podíamos usar la tarjeta Viabuy en eDreams hasta mediados de Noviembre (momento en el que se cumplen tres meses desde nuestra primera compra), decidimos comprobar si podíamos usarla en otro buscador que también ofreciera descuento con esta tarjeta.

Además de en eDreams, la tarjeta Viabuy Mastercard también se puede usar en Rumbo, Viajar y LastMinute (si nos hemos dejado algún buscador, podéis contactar con nosostros y actualizaremos este dato).

domingo, 22 de octubre de 2017

Primera compra con la tarjeta Viabuy Mastercard -- 24.6€ de ahorro "bruto"

Para documentar nuestra evaluación del ahorro real que se puede conseguir con la tarjeta Viabuy Mastercard, iremos publicando una serie de posts en los que detallaremos qué ahorro obtenemos en cada compra. A continuación os comentamos nuestra primera experiencia con dicha tarjeta.

IMPORTANTE: Rumbo, Viajar y LastMinute acaban de cambiar su método de pago con descuento, en la actualidad es el pago mediante Masterpass. Así pues, la tarjeta Viabuy Mastercard sólo ofrece descuento en eDreams.

Primera reserva de vuelo con Viabuy Mastercard, amortizando la tarjeta

Para nuestra primera compra, efectuada el día siguiente a la primera carga, teníamos que contemplar unas restricciones horarias que nos impedían seleccionar, simplemente, el vuelo más barato. Así, seleccionamos una combinación de un vuelo de ida con Ryanair, con salida a las 13:00, y un vuelo de vuelta con Air Europa, con salida a las 11:55. Dicho vuelo lo encontramos en eDreams, pagando con Viabuy Mastercard, por 26,70€ (siempre hablaremos de precio por persona).


Para determinar el "ahorro" que conseguiríamos pagando con la tarjeta Viabuy Mastercard, realizamos una comparativa con, en primer lugar, el precio ofrecido por las propias aerolíneas y, además, los ofrecidos por otros comparadores que usamos habitualmente.

El trayecto de ida lo encontramos en Ryanair por 14,88€, mientras que el de vuelta lo encontramos en Air Europa por 30,27€, con lo que el vuelo nos habría costado un total de 45,15€.




El precio que encontramos en Kayak (que nos dirigía a eDreams pero pagando con tarjeta Visa de débito) fue de 39€, mientras que en Rumbo y Viajar, que también ofrecen descuento por pago con la tarjeta Viabuy Mastercard, encontramos dichos vuelos por 35,11€ y 37,69€, respectivamente.




En lastminute no se nos ofrecía el vuelo que habíamos elegido, el más similar era una ida con Ryanair a las 13:00 y una vuelta con Vueling a las 12:00, por 44,63€. Finalmente, también quisimos comparar el precio de Atrapalo, que ofrece descuento por pago con Maestro. En este caso, el precio del vuelo era de 38,26€.




Como ya no disponemos de tarjeta Maestro, si no tuviéramos la tarjeta Viabuy habríamos comprado el vuelo al precio que lo encontramos en Kayak, 39€. Por lo tanto, en la compra de este vuelo hemos ahorrado 12,3€ por persona, con lo que ya habríamos amortizado 24,60€ del coste la tarjeta Viabuy Mastercard (recordemos, 69.90€ de coste de emisión más tres cuotas anuales de 19.90€, 129.60€ en total).

Otra manera de calcular el beneficio que sacaremos de la tarjeta es pensar que el coste de la misma (129.60€) se repartiría de manera proporcional en cada reserva realizada. Como hemos descubierto en nuestra segunda reserva de billetes con la tarjeta Viabuy que ésta se puede usar en las páginas de LastMinute.com Group (Rumbo, Viajar y LastMinute) independientemente del momento en que se haya usado en eDreams; si suponemos que durante los tres años de contrato realizaremos 20 compras de vuelos (el máximo sería 24, una cada tres meses para eDreams y una cada tres meses para Rumbo/Viajar/LastMinute, pero difícilmente haremos todas la compras posibles), de modo que cada compra se verá encarecida en casi 6,50€ (129,60€ / 20 compras). Por lo tanto, el ahorro real de nuestra primera compra seria de 18,10€ (24,60€ del ahorro calculado anteriormente menos los 6,50€ del coste proporcional de la tarjeta).

Cabe añadir que realizamos la reserva entrando a eDreams desde Beruby de modo que tenemos asignado un cashback de 5,6€. Falta ver si finalmente se confirma este importe con lo que el vuelo nos habría salido un poco más barato aún (lo que técnicamente se llama, según Tatiana, "una chispilla más barato").

Posteriormente a la reserva comprobamos que también se ofrece Aklamio, concretamente 6,30€ por reserva, un poco superior a lo que ofrece Beruby, por lo que para la siguiente compra usaremos Aklamio.